Descripción del viaje

Pequeñas Azores – Flores y Corvo (Graciosa)

19 – 27 agosto 2024  · Nivel ámbar · 1250€ +vuelo

Ver fotos de nuestros viajes anteriores a São Miguel y Terceira

jun 14

feb 17

nov 18

ene 20

feb 20

sep 22

mar 23

abr 23

sep 23

Confirmado

Reservar plaza

Las Islas Azores son un paraíso para los amantes de la naturaleza, con buen clima todo el año: flores, lagunas, cráteres, miradores, cascadas, selvas y enormes volcanes en medio del Atlántico. De las nueve islas las de Flores y Corvo son las más lejanas y occidentales, y por eso merecen un viaje exclusivo para conocer sus maravillas naturales, bien conservadas y sin apenas turismo, debido a que son las islas más pequeñas y despobladas. Podremos conocer también Graciosa, del grupo central, del mismo tipo que Flores y Corvo, en una extensión opcional.
PEQUEÑAS AZORES

FLORES Y CORVO (GRACIOSA) 

NIVEL: Ámbar
FECHAS: 19 – 27 agosto 2024
PRECIO: 1250€ +vuelo
ALOJAMIENTOS: Hostel da Palmeira en Praia da Vitória (Terceira), Hotel ServiFlor (**) en Santa Cruz das Flores, B&B Joe & Vera’s Vintage en Vila Nova de Corvo y Hotel Santa Cruz (**) en Santa Cruz de Graciosa
RÉGIMEN: Alojamiento y desayuno
INCLUYE: Alojamientos y régimen según programa, traslados en furgoneta o minibús, guía titulado desde Madrid, seguro InterMundial
RESUMEN RUTAS

Lunes 19 agosto

Vuelo a Terceira
Aeropuerto – Praia da Vitória (5km, 0h08)
Alojamiento en Terceira

Martes 20 agosto

Praia da Vitória – Aeropuerto (5km, 0h08)
Vuelo a Flores
Ruta 1: Fajã do Conde, 7km, +/-350m, 3h
Alojamiento en Flores

Miércoles 21 agosto

Santa Cruz – Lajedo (19km, 0h25)
Etapa 1: Lajedo-Fajã Grande, 13km, +600/-800m, 4h
Fajã Grande – Santa Cruz (21km, 0h26)
Alojamiento en Flores

Jueves 22 agosto

Santa Cruz – Mirador Caldeira Negra (11km, 0h15)
Ruta 2: Lagoas-Fajã Grande, 6,5km, +150/-750m, 2h30
Etapa 2: Fajã Grande-Ponta Delgada, 11km, +/-450m, 4h
Ponta Delgada – Santa Cruz (21km, 0h27)
Alojamiento en Flores

Viernes 23 agosto

Santa Cruz – Ponta Delgada (21km, 0h27)
Etapa 3: Ponta Delgada-Ponta Ruiva, 9km, +600/-500m, 4h
Ponta Ruiva – Santa Cruz (13km, 0h19)
Alojamiento en Flores

Sábado 24 agosto

Santa Cruz-Ponta Ruiva (13km, 0h19)
Etapa 4: Ponta Ruiva-Santa Cruz, 16km, +700/-900m, 5h
Ferry a Corvo
Alojamiento en Corvo

Domingo 25 agosto

Ruta 3: Caldeirão, 15km, +/-600m, 6h
Alojamiento en Corvo

Lunes 26 agosto

Ferry a Flores
Santa Cruz – Lajes (18km, 0h25)
Ruta 4: Fajã de Lopo Vaz, 10km, +/-500m, 3h
Lajes – Santa Cruz (18km, 0h25)
Vuelo a Terceira
Alojamiento en TerceiraEXTENSIÓN A GRACIOSA
Vuelo a Graciosa
Alojamiento en Graciosa

Martes 27 agosto

Praia da Vitória – Aeropuerto (5km, 0h08)
Vuelo Terceira-MadridEXTENSIÓN A GRACIOSA
Etapa 1: Gran Vuelta a Graciosa, 20km, +/-700m, 7h
Luz – Santa Cruz (10km, 0h16)
Alojamiento en Graciosa

Miércoles 28 agosto

EXTENSIÓN A GRACIOSA
Santa Cruz – Luz (10km, 0h16)
Etapa 2: Gran Vuelta a Graciosa, 20km, +/-700m, 7h
Alojamiento en Graciosa

Jueves 29 agosto

EXTENSIÓN A GRACIOSA
Vuelo a Terceira
Vuelo a Madrid

 


   INTRODUCCIÓN    PLAN DETALLADO    FICHA TÉCNICA    INCLUYE    INFORMACIÓN ADICIONAL    CONDICIONES DE PAGO Y CANCELACIÓN    RESERVAR PLAZA


INTRODUCCIÓN A LA ZONA

VIAJE AL REENCUENTRO CON LA NATURALEZA: AZORES

Localizadas en pleno océano Atlántico, entre Europa y América del Norte, las islas Azores están situadas en el paralelo de Lisboa. Las nueve islas poseen una superficie total de 2.333 km2, oscilando ente los 747km2 de São Miguel y los 17km2 de la menor de las islas, Corvo. El cono volcánico de Pico, situado en la isla del mismo nombre, representa con sus 2.351m de altitud la mayor altitud de las Azores y de Portugal. La población de la región es de unos 250.000 habitantes.

El origen volcánico de las Azores y su desarrollo a lo largo de muchos milenios las convierte en un museo vivo de decenas de curiosos fenómenos volcánicos. A las formas redondeadas de las calderas, colmatadas muchas de ellas por lagunas, se unen las cuevas y largas galerías formadas por las erupciones, las superficies negras de las filtraciones de lava y el vapor de las fumarolas.

Las Azores gozan de un clima templado todo el año, sin grandes variaciones de temperatura, oscilando entre 14 y 24ºC por la influencia de la Corriente del Golfo. Decenas de reservas naturales, áreas de paisaje protegido, parques y áreas forestales preservan los ecosistemas del archipiélago. Las casi 60 plantas vasculares endémicas, muchas de ellas pertenecientes a las reliquias del Terciario del bosque de laurisilva, hacen de las Azores un interesante jardín botánico natural. El mar de las Azores, con presencia de grandes cetáceos y ricos fondos marinos, también ofrece un buen complemento a los amantes de la naturaleza salvaje.

Utilizando materiales locales los artesanos de las Azores mantienen vivas las tradiciones seculares. Desde cerámicas de colores hasta delicados bordados o encajes, trabajos en hueso y dientes de cachalote, frágiles flores realizadas en escamas de pescado, piezas ejecutadas en madera de meollo de higuera y de hortensia, mantas tejidas en telares manuales, miniaturas de las elegantes canoas balleneras y trabajos en basalto negro.

La presencia histórica de los portugueses se inicia en 1427 con las primeras carabelas que arribaron a las islas de Santa María y São Miguel, a las que siguió el progresivo poblamiento de las nueve islas. Durante los siglos XVI y XVII el archipiélago se convierte, debido a su situación geográfica, en uno de los ejes de navegación entre Europa, Oriente y América. En este período se entablan en los mares de las Azores importantes batallas navales, mientras que las islas eran blanco del ataque de corsarios y piratas. Al mismo tiempo este fue un período de intensa construcción en las islas, quedando interesantes ejemplos de arte civil y religioso, sobre todo del barroco que en el archipiélago tiene características específicas derivadas de la adaptación a los materiales disponibles y también del propio distanciamiento de las islas con respecto a los centros culturales del continente. Los siguientes siglos asistieron al desarrollo del archipiélago, a la introducción de nuevos cultivos y al fomento de la ganadería y la pesca. Integradas desde siempre en Portugal, las Azores son hoy una Región Autónoma con Asamblea y Gobierno propios.

Visitar las Azores es penetrar en un mundo donde la Naturaleza muestra toda su exuberante belleza y donde la presencia humana es fácilmente olvidada sintiéndonos transportados a un universo primitivo.

 

Isla de Flores

Hay islas que simplemente con su paisaje ya son un goce visual. La Isla de Flores con sus lagos, bosques de laurisilva, piscinas naturales, cascadas, miradores, playas y mosaicos de tonalidades verdes es una de ellas. Reserva de la Biosfera desde 2009 toda la isla compone un hábitat sorprendente. En la zona central de Flores los antiguos cráteres volcánicos son lagos (lagoas) con colores que se atenúan con el apreciado sol. En la costa cuevas, islas agujereadas y acantilados solo se pueden apreciar con excursiones en barco.

HISTORIA

Flores fue descubierta en 1452 por Diogo de Teive y su hijo João de Teive, y colonizada por el noble flamenco Willem van der Haegen. Sin embargo el aislamiento de las dos islas más occidentales, y la incapacidad para que prosperaran las cosechas, provocó que se abandonara hasta 1504, cuando colonos procedentes de las islas de Terceira y Madeira, acometieron la labor de crear un asentamiento estable. Sin embargo el grueso de pobladores proviene del norte de Portugal, algo que se evidencia en el estilo de las casas. Desde 1860 cuando los balleneros americanos trajeron la explotación y caza a las Azores, y hasta los años 30 y 40 del siglo XX, Flores vivió su mayor «esplendor económico». El fin de eta industria conllevó una emigración importante. Curiosamente la isla se llamó en sus orígenes São Tomás y Santa Maria, hasta que fue renombrada como Flores. Pese a que se podría pensar que son las coloridas hortensias blancas, azules, rosas y violetas las que propiciaron su denominación, fueron las flores amarillas Solidago sempervirens, de la familia de las asteráceas -cuyas semillas fueron transportadas por el viento o por pájaros desde Norteamérica- las que copaban mayor extensión. Hoy en día sus atractivos naturales sirven de imán para el turismo, que sirve de economía local para una población que ronda los 4.300 habitantes

QUÉ VER Y HACER EN FLORES

El modesto tamaño de Flores (12,5km de ancho y 17 de largo) permite que podamos recorrer la distancia en breve tiempo. Varios itinerarios marcados nos permiten llevar a cabo interesantes rutas a pie por la costa como el itinerario que conecta Ponta Delgada con Faja Grande, con vistas de el islote de María Vaz y el de Monchique, el punto más occidental de la isla de Flores, y por extensión de Europa. Los mejores lugares para bucear son la Gruta do Galo, junto a la cascada que vierte su agua dulce en el mar; el islote de Garajau, situado a dos millas de la costa y donde solo se puede llegar en barco para ver sus espectaculares meros; y la Ponta da Caveira, cuyas formaciones de lava han creado grutas con mucha vida marina. También en la costa podemos optar por actividades de Kayak, surf, paddle surf o pesca deportiva. En el interior se suele optar por el barranquismo (numerosos espacios para el canyoning en Ribeira do Cabo, Ribeira dos Mosteiros, Ribeira do Monte Gordo, Ribeira das Casas, Ribeira do Ferreiro, Ribeira das Barrosas, o Ribeira dos Algares), las rutas en bicicleta, y el parapente, volando desde Outeiro da Madeira Seca, el Pico do Meio Dia, o el Pico dos Setes Pés. Además de las piscinas naturales y las pozas de las cascadas como Poço do Bacalhau y Ribeira Grande, algunas de las mejores playas de Flores -todas de cantos rodados o arena negra- son playa Faja Grande, la playa de Lajes das Flores o la playa de Santa Cruz. Las fiestas están  fuertemente arraigadas en Flores. Una de las situaciones que más marcó a los isleño fueron las décadas en las que gran parte de la población tuvo que emigrar en busca de oportunidades laborales. En Julio se celebra en Lajes la Fiesta del Emigrante que honra a todos los que tuvieron que partir forzosamente para sobrevivir. Ya en agosto tocan las fiestas de Santa Cruz.

NORTE DE LA ISLA

En el norte de Flores encontramos la población de Ponta Delgada, cuyo mayor atractivo son los miradores que nos conducen desde lo alto hasta desembocar en el mar. Dos puntos de parada son precisamente el Miradouro da Pedrinha o el Miradouro da Ponta Delgada, con vistas cautivadoras. Ya en el pueblo podemos disfrutar de la gastronomía local en el restaurante O’ Pescador, y probar  el arroz con lapas, la caldeirada do congro (congrio), el bonito asado al horno, el queso de Flores, la sopa de berros (sopa de Agriao), o el «Conduto do Porco», cocido de cerdo. Junto a la Lagoa Branca, la costa de Ponta Delgada es uno de los lugares específicos para ver aves migratorias, como las que llegan de América. Dos especies que anidan en los acantilados son la pardela cenicienta y la pardela chica. Siguiendo la carretera está el faro de Albarnaz, enclave perfecto para ver las islas de Maria Vaz y la de Corvo. También se ve algo más lejos el islote de Monchique, que despedía al Viejo Continente camino de América. Su paso por aquí permitía confirmar que se iba o venía en la buena dirección al cruzar el océano Atlántico. En el lado opuesto, en el nordeste podemos dedicar unas horas a hacer la ruta para ver las formaciones geológicas de la Gruta do Galo (llamada así por el perfil en forma de gallo), y posteriormente dirigirnos por la carretera hacia el Miradouro do Ilhéu Furado, desde donde se divisa una roca horadada en el mar.

OESTE DE FLORES

Desde Lajedo, la carretera sigue el curso del este de Flores cruzando Mosteiro, Fajãzinha y Fajã Grande. Un desvío conduce al Morro Alto, la caldera vulcánica donde están las lagoas.

Rocha dos Bordões

Desde un mirador en la carretera pasado Lajedo, se observa a lo lejos el monumento geológico de la Rocha dos Bordões. Una de las partes de la colina muestra el curioso fenómeno geológico de columnas verticales de basalto. Son fruto del choque térmico de las erupciones volcánicas que crearon la isla, y es uno de los lugares más emblemáticos de Flores. La evolución de las nubes y la luz que da intensidad a la vegetación que cubre la Rocha dos Bordões, ejecuta un juego cromático de colores que varían a lo largo del día.

Miradouro Craveiro Lopes

La carretera a Morro Alto tiene una parada obligada, la del Miradouro Craveiro Lopes. Si tenemos la suerte de que el día esté despejado de nubes o niebla, las vistas de Fajazinha y la cascada de Ribeira Grande aturden.

Cascadas

La isla es un prodigio si hablamos de cascadas, hay decenas. La más alta es la de Ribeira Grande pero entre Fajãzinha y Ponta de Fajã hay una gran concentración, destacando algunas como la Cascata do Poço do Bacalhau. No lejos encontramos «O Poço da Ribeira do Ferreiro (conocido también como Alagoinha)», uno de los lugares más espectaculares de Flores. El paseo por el bosque nos conduce a un lugar mágico, un pozo donde convergen múltiples cascadas.

Faja Grande

Pese a ser un pueblo es uno de los núcleos más animados de Flores, buenos restaurantes, y una buena opción para dormir y conocer la isla. A las afueras de Faja Grande está el Poço do Bacalhau, una piscina natural donde se precipita una inmensa cascada de noventa metros.

Reserva Florestal de Morro alto

El área de la Reserva Forestal de Morro Alto engloba tanto el pico más elevado de la isla -911 m. de altura- como las  lagoas de: Lagoa Branca, Lagoa Comprida, Lagoa Seca y Lagoa Negra. Desde esta zona obtenemos algunas de las mejores vistas de la isla, descendiendo el terreno hasta el mar y las poblaciones de Ponta Delgada, Fajã Grande y Fajãzinha. Más al sur están las otras dos lagoas que componen las conocidas como Sete Lagoas, la Laguna Funda y la Laguna Rasa. La Lagoa Negra Es la más profunda de todas las lagoas de las Azores. . Su profundidad llega hasta los 100 metros. La Lagoa Branca se denomina así por la gran cantidad de sulfato de hierro en suspensión en el agua.

ESTE DE LA ISLA

Santa Cruz das Flores es la capital de la isla de Flores. Alegres graffitis cubren algunas de las fachadas, y conviven con los edificios históricos como el Museo Etnográfico (colección de objetos de los campesinos y pescadores de Flores, la Iglesia de São Boaventura,  el Museu Regional das Flores, – compuesto por el convento barroco de São Boaventura, la fábrica do baleia de Boqueirão y la la Casa Museu Pimentel de Mesquita- y por supuesto la iglesia más notable de la isla, la Matriz de Nossa Senhora da Conceição. Cerca se halla el pequeño pueblo de Fazenda de Santa Cruz con su iglesia Nossa Senhora de Lourdes. y siguiendo la costa hacia el norte la Bahía de Alagoa, cuya playa con islotes desgajados es una de las más bonitas de Flores.

Centro de interpretación medioambiental de Boqueirão

En los tiempos de la caza de ballenas, el actual centro de interpretación medioambiental de Boqueirão en Santa Cruz, servía como almacén del aceite de ballena. Hoy cubre la función educativa y pedagógica de la protección del hábitat de la isla de Flores.  Se centra especialmente en la observación de aves, contaminación marina, fuentes y avistamiento de cetáceos.

Gruta de Enxaréus

Al sur de Santa Cruz está la Gruta de Enxaréus, solo accesible por mar en barco, célebre por la enorme caverna, de alrededor de 50 metros de alto y 25 de ancho. Por su gran capacidad se comenta que fue escondite de los barcos de los piratas y contrabandistas.

SUR DE FLORES

Lajes das Flores es la población más destacada del sur de la isla, siendo una de los primeros asentamientos, incluso siendo durante un tiempo más importante que Santa Cruz. Hasta 1981 la fábrica ballenera de procesado estuvo en marcha, hoy con función de museo de la ballena. Destacan su faro, la Igreja Matriz Nossa Señora, la Ermida da Nossa Senhora das Angustias (siglo XVIII , y regalo d eun aristócrata español que se salvó de un naufragio en sus costas), y el mirador de Pedras Brancas. Lajes es el puerto más importante de la isla, remodelado con fondos de la Unión Europea. Otro de los puntos interesantes del sur de Flores es Fajã de Lopo Vaz (el nombre honra a Lopo Vaz de Sampaio, capitán de vasco de Gama). Un sendero nos lleva a hasta playa de piedras habitada por cabras, ahora, pero que en su día fue el primer lugar poblado tras su descubrimiento. Su arena es negra y el hecho de que solo se pueda llegar a pie hace que esté poco frecuentada, siendo ideal para pegarse un baño. Es el resultado de los derrumbes de los acantilados, acumulados en la playa a merced del oleaje.

 

Isla de Corvo

Corvo, la más pequeña de las islas del archipiélago de las Azores es uno de esos rincones donde apetece perderse y olvidarse de la civilización. Junto a la isla de Flores son las islas más occidentales de las Azores, y por tanto el último punto de Europa por el oeste. Declarada por la UNESCO Reserva Mundial de la Biosfera su superficie es de apenas 17,1 kilómetros cuadrados, 6,24 km de largo y 4 km de ancho. El paisaje árido -con escasos árboles, salvo cedros, laurel y enebros- y desde su descubrimiento fue empleada como tierra de cultivo y pasto para la ganadería, lo que supuso la casi desaparición de la laurisilva endémica.

HISTORIA

Fue el navegador portugués Diogo de Teive, quién en su expedición de 1452 atisbó tanto Corvo como Flores, nombrando a la primera Insula Corvi Marini. Este nombre que encontramos en referencias de mapas genoveses hacía referencia a la presencia de cuervos, o quizá cormoranes, aunque otros historiadores creen que confundían erróneamente el nombre con el de otra isla. En tiempos del célebre infante Enrique el Navegante, que abre el periodo de inicio de la era de los descubrimientos en Portugal, fue denominada isla de Santa Iria, o  «Islote de las Flores» como isla menor, y «Isla del Marco», indicando el monte del Caldeirão como referencia geográfica a los marineros. Sea como fuere el nombre perduró y Corvo (Cuervos en español) ha quedado como nombre, el apodo de isla negra. A mediados del siglo XVI se enviaron esclavos de Cabo Verde para los trabajos en la agricultura y ganadería, a cargo de colones de la isla de Flores. En el último tercio de ese mismo siglo Corvo sufrió ataques de corsarios ingleses (1587) y en 1632 varias tentativas de piratas piratas  que la población local pudo frenar. En otras ocasiones los corsarios eran bien recibidos, intercambiando protección a cambio de víveres, razón por la que era habitual que llegasen a Corvo. Fruto de las crisis de los ciclos económicos en los que se basaba el comercio de las Azores, y al igual que pasó en el resto de las isla Azores en el siglo XIX se produjo una importante emigración hacia Estados Unidos, Canadá, y en menor medida Brasil. A ello contribuyó el reclutamiento de balleneros para trabajar en América. Curiosamente la riqueza generada por esos trabajos, revirtió en las familias que se habían quedado en Corvo, que manejaban más dolares que escudos. La electricidad no fue una realidad hasta 1964, y las necesidades de servicios básicos fueron razón para abandonar la isla. Corvo fue y sigue siendo la isla dentro de las islas, y pese a la construcción del aeropuerto en 1972 y los ferries que la conectan con Flores, la isla es sumamente tranquila. Eso sí, ya no está tan incomunicada porque es la única de las Azores que cuenta con acceso WIFI a internet gratis.

QUÉ VER Y HACER EN CORVO

El único volcán de la isla está a diferencia de otros en el resto de islas, «dormido» desde su última actividad hace unos dos millones de años. Rodeada de imponentes acantilados, sus miradores nos permiten ver ese perfil abrupto donde se pasa del verde de los pastos al negro de las rocas, y más abajo al azul del mar. Los habitantes de Corvo apenas llegan a los 500, y se muestran cercanos con los viajeros. Para ellos conocer gente que viene de todo el mundo es una forma de viajar.  Aquí todo el mundo se conoce. Escuchar sus historias y vivencias haciendo oído para entender su dialecto sirve para disfrutar de un turismo sostenible y cercano. El punto más alto de la isla es una parte del anillo del volcán de Caldeirão, alcanzando el Monte dos Homens los 720 m de altitud. Con el mar calmado, la excursión en barco alrededor de la isla es de obligado cumplimiento. La parada en calas y playas desde tierra inaccesibles, nos muestra ese Corvo escondido. Los ornitólogos, biólogos y buceadores encuentran en Corvo un oasis perfecto para sus pasiones. Concretamente, el Caneiro dos Meros es una semireserva (creada a partir del acuerdo entre pescadores y buceadores), donde abundan los meros de gran tamaño, siendo una de las inmersiones más famosas de submarinismo de las Azores. Los caneiros son restos de coladas lávicas que después de atravesar la faja donde se asienta Vila Nova, quedaron sumergidos. Otros dos puntos sensacionales para el buceo son Baixa do Buraco y Gamela donde hay numerosas morenas. Las excursiones de avistamiento de delfines y ballenas permiten disfrutas de los cetáceos mientras surcamos el océano atlántico. Mientras que si nos gusta volar, está la posibilidad de ver Corvo desde el cielo.

Vila Nova do Corvo

Nada hace intuir que Vila Nova de Corvo sea la población europea más pequeña que cuente con estatus de ciudad. Fue allá por 1832 cuando el rey portugués Pedro IV aprobó sus fueros en agradecimiento por la ayuda durante los conflictos entre liberales y absolutistas. Hoy en día esta «ciudad» con alma de pueblo es el único centro habitado de la isla de Corvo. Su ubicación atiende a que se buscó la zona más llana de la isla, en realidad una antigua falda lávica (fajã, en portugués). La belleza reside en sus gentes, y en las casas con fachadas de piedra revestidas de blanco, y tejado rojizo (tejas que van sustituyendo las losas de piedra que se usaban antiguamente). En las puertas destacan las típicas cerraduras de madera construidas a mano por los artesanos locales. Si nos dejamos perder por sus estrechas calles (llamadas canadas) sin rumbo, es seguro que encontraremos rincones amables que se prestan a una fotografía, con suelos empedrados. En el centro de Vila Nova la Iglesia de Nossa Senhora dos Milagres está dedicada a Nuestra Señora de los Milagros, patrona de la Isla de Corvo. De esta iglesia del siglo XVIII sobresale el crucifijo de marfil indoportugués, y la imagen flamenca renacentista, utilizada como advocación católica ante la razzia de piratas argelinos en 1632. Cada 15 de agosto se celebra la fiesta en honor de la patrona, con desfiles musicales por las calles de la población. En clave laica se festeja  el Festival de los Molinos durante esos mismos días de agosto.

Caldeirão volcánico

Desde Vila Nova una carretera asciende hasta el cono del volcán, llamado Caldeirão volcánico. Los muros en las carreteras están salpicados con hortensias, y el paisaje verde lo rompen las cabañas (palheiros) de piedra basáltica utilizadas por los pastores para dejar aperos de labranza. En el borde del cráter se halla el mirador de Monte Gordo, sensacional punto para disfrutar en silencio de la vista del Caldeirão. En el fondo del cráter la laguna se fragmenta en dos masas de agua de las que sobresalen pequeños conos. Apenas 300 metros separan el mirador de la laguna de colores verdosos, a la que podemos descender por un sendero. De forma elíptica, el perímetro es de 3.5 km de circunferencia. Morro dos Homens, es como decíamos el punto más elevado, con 720m., y recibe su nombre del uso como refugio y punto de vigilancia de los ataques corsarios. La pendiente exterior del cráter es más pronunciada en las vertientes norte, este y oeste, mientras que en la sur, la suave inclinación y la orientación hacia el sol facilita el cultivo de vegetales como maíz incluso melones. Esta zona se utiliza también para el pasto, y como si de una alfombra se tratase, al final se encuentra la población de Vila Nova, a unos 6 km que se pueden hacer mediante una ruta de senderismo.

Alto dos Moinhos

Ponta Negra está situada al sur del aeropuerto, y es un punto visitado para disfrutar del paisaje de molinos de viento, en el Alto dos Moinhos. Su estilo es mediterráneo, diferente a los que encontramos en el resto de islas.

Centro de Interpretación de Corvo.

El Centro de Interpretación de Corvo también es muy interesante: aquí podréis conocer la historia de la isla. Una de las leyendas de Corvo es la de la Estatua Ecuestre, de un caballero a lomos de su caballo señalando al oeste, aludiendo a población anterior a la llegada de los portugueses, algo de lo que no hay evidencias arqueológicas.

Otras propuestas para conocer la isla

En la isla pasear es el entretenimiento clásico, siendo el paseo que va al Belvedere de Pão de Açúcar uno de los más frecuentados. Desde allí las vistas del promontorio rocoso que forma una isla-conocido como Pão de Açúcar -, la Vila do Corvo y de la vecina Isla de Flores sirven de momento cinematográfico hasta la puesta de sol. Otro de los itinerarios es el que conduce al Mirador do Portão. En los días de sol los mejores lugares de baño como Playa da Areia y Porto da Casa sirven para refrescarnos y compartir conversaciones con los isleños. Las especialidades de la gastronomía de Corvo son la Caldeirada de Peixe, el Feijao com cabeça do poco, las tortas de «erva patinha» (tortillas de algas), y por supuesto sus quesos (Queijo do Corvo).

 

Isla Graciosa

La Isla Blanca, nombre que se dio a Graciosa define a este precioso rincón de las Azores, Reserva de la Biosfera desde 2007 gracias a la designación unánime de la Unesco. Si bien se percibe la acción humana, su ecosistema está reconocido  como una línea a seguir en términos de desarrollo sostenible. Los dos islotes de Graciosa: Praia y Baixo son el refugio de nidificación de siete especies de aves protegidas. Con mucha seguridad, el nombre de la Isla Blanca proviene del paisaje policromado de los minerales vulcánicos, en este caso la «traquita«, muy común en Graciosa. Así encontramos varias alusiones a su «blancura» en Pedras Brancas (Piedras Blancas), Serra Branca y Barro Branco. Graciosa es la isla más al norte de las cinco que componen el grupo central del archipiélago de las Azores. Siendo la segunda más pequeña – 12.5 km de largo por 8 km de ancho- los recorridos de un extremo a otro se cubren en poco tiempo. Pese a su origen volcánico los accidentes geológicos no son exagerados y salvo la Caldeira en el sur de la isla, el resto de montañas no dejan de ser pequeños montes. Los picos Timão y do Facho están cubiertos por vegetación endémica y sirven de miradores con sus apenas 400 metros para ver la isla desde lo alto. El pasado volcánico es imposible de obviar. Los tres complejos volcánicos son: Serra das Fontes; Complejo volcánico de Sierra Rama; y Volcán central. Ya sea con la visita al balneario de aguas calientes de Carapacho, o con excursiones para conocer algunas de las cuevas y grutas de Graciosa como Enxofre, la Cueva d’Água, la Cueva de Abel, la Caldeirinha de Pêro Botelho, o de la Cueva de Maria Encantada, entenderemos porque las Azores son un destino geológico de primer orden. Los molinos inspirados en los de Flandes, influencia de los primeros pobladores que acudían a las Azores para cultivar plantas que permitían confeccionar tintes, servían para transformar el grano de cereal. Aún queda una veintena, y sus coloridas cúpulas rojizas contrastan con el verde de la vegetación y la piedra volcánica. Otro rasgo propio de Graciosa es la red centenaria de cisternas y sistemas de abastecimiento de agua ya que a diferencia de otras islas de Azores el agua no se acumula en lagoas y el esfuerzo humano por economizarlo se refleja en esa arquitectura hidráulica.

HISTORIA DE LA GRACIOSA

No se tiene certeza de la fecha exacta del descubrimiento de Graciosa, pero parece que fueron marineros de Terceira quienes  llegaron a la isla hacia 1450. Posiblemente ya antes, en 1430 se liberó ganado para que «deforestara» paulatinamente la isla antes de colonizarla. El primer asentamiento en Carapacho partió de Vasco Gil Sodré, natural de Montemor-o-Velho, una villa del distrito de Coimbra en el Portugal peninsular. Junto a él un grupo de colonizadores aprovecharon el menor índice de seísmos que afectaban al resto de islas azorenses, promoviendo y extendiendo el cultivo de cereal y vides. En 1485, Pedro Correia da Cunha capitán Graciosa, impulsó la llegada de nuevos colonos del continente de Portugal y Flandes. La ubicación estratégica de las Azores y la posibilidad de abastecerse en el comercio con América favoreció la economía local, pero al mismo tiempo buques corsarios acosaron Graciosa. Torres de avistamiento y edificios defensivos se alzaron para evitar los ataques. A lo largo del siglo XVIII Graciosa se situó como el mayor productor de vid y cereales del archipiélago -incluso se la conocía como «el granero de las Azores»-, pero la filoxera arruinó el ciclo económico del vino, provocando una emigración masiva hacia Estados Unidos y Canadá, un fenómeno similar al del resto de las Azores. En 1994, un movimiento sindical cooperativo empujó la creación de Denominación de Origen al vino de Graciosa, con la intención de recuperar parte de la tradición y la cultura del vino. Actualmente, la producción de lácteos y carne es fundamental para la actividad económica de la isla. La tierra, dividida en muchas propiedades pequeñas, también está ocupada por el cultivo de maíz, hortalizas y árboles frutales.

QUÉ VER Y HACER EN LA ISLA GRACIOSA

Graciosa es una isla tranquila donde venir a relajarse. Además de rutas de senderismo, oasis submarinos que traen a buceadores, aguas termales como las de Carapacho o formaciones vulcánicas como la Furna do Enxofre, en Graciosa descubrirá los ritmos sosegados de los azorenses, lejanos al turismo de consumo frenético. Graciosa se divide en cuatro parroquias: Vila de Santa Cruz, Vila da Praia, Guadalupe y Luz. Cada población tiene su encanto particular, con el común denominador de la cercanía y hospitalidad de sus habitantes.

Buceo en la Isla Graciosa

Graciosa es un vergel para los submarinistas. Las inmersiones permiten disfrutar de fondos con muchas vida marina. La facilidad y cercanía de los lugares donde bucear favorecen este tipo de actividad y turismo. Pejeperros, morenas, peces ballesta, meros, nudibranquios son fácil de verse entre otras especies. Algunos de estos enclaves son la «Baixa do Farol» , el pecio del buque «Terceirense» hundido a apenas 21 metros en 1968 o la «Gruta do Carapacho».

SUR DE GRACIOSA

Praia es la población en el centro sureste de Graciosa, donde llegan los ferries desde Terceira o São Jorge. Uno de los lugares donde detenerse son los miradores que atisban a lo lejos el Ilhéu da Praia. En esta pequeña isla cubierta de vegetación anidan varias especies de aves como el paíño Monteiro, especie endémica de Graciosa, y la más pequeña de las Azores e su condición de ave marina. El acceso al Ilhéu da Praia está restringido a algunas épocas del año. En 2015, se contaron casi 600 parejas de paíño Monteiro. La población de Praia cuenta con una pequeña playa de arena, y se recomienda entrar en la iglesia de São Mateus, para admirar su órgano de tubos de 1793. Antes de acometer la subida a la Caldeira, hay dos furnas en el ascenso, la Furna do Abel y la Furna da Maria Encantada, esta segunda una cueva de origen volcánico con forma tubular de unos 56,5 metros de largo y casi cinco de ancho.

Caldeira y Furna do Enxofre

La Furna do Enxofre es uno de los lugares más visitados y espectaculares de Graciosa. Monumento Natural, es una cueva volcánica en el interior de la Caldeira. La Caldeira, cubierta por un manto de vegetación y  frondosos árboles, es el resultado del colapso del antiguo volcán, siendo a su vez la mayor elevación de Graciosa. La depresión formada tiene un perímetro elíptico, con diámetros de 1,6 y 0,8 kilómetros, y unos 270 metros de profundidad. Dentro de la Caldeira se halla la imponente cavidad volcánica conocida como la Furna do Enxofre (‘cueva de azufre’). La cueva forma una cavidad abovedada de 40 metros de altura en su parte central y 194 metros de largo. Se accede ingresando por una torre construida a principios del siglo XX y bajando una escalera de caracol -183 escalones-. Denominada la «catedral» de las cavidades volcánicas de las Azores, la Furna do Enxofre alberga una laguna de agua fría de 130 m de diámetro, y una fumarola fangosa de la que emana el olor a azufre que le dio su nombre, y que recuerda su origen volcánico. Su exploración comenzó en el siglo XIX , cuando investigadores internacionales entre los que curiosamente estaba el Príncipe Alberto I de Mónaco, se internaron en la cueva. En el Centro de Visitantes da Furna do Enxofre se explica la historia de la formación de la cueva, detallando los procesos volcánicos que dieron lugar a su morfología. Está considerada única en el espectro vulcánico internacional y son numerosos los espeólogos que acuden para estudiarla.

Termas do Carapacho

En la costa sureste, a los pies de la Caldeira, en la «faja» llanura frente al mar se encuentran las termas del balneario de Carapacho. Construido en el siglo XIX, sus aguas sulfurosas calientes, entre los 36º y 40ºC se vienen utilizando desde 1750 como tratamiento para enfermedades de la piel y reumatismo. Renovado como centro de talasoterapia, las vistas desde el spa al islote llamado Ilhèu de Baixo son preciosas. El edificio termal se encuentra no lejos del Faro de Ponta Do Carapacho, que junto a las piscinas naturales -una de las mejores de Graciosa – componen un conjunto donde hacer parada en la ruta por la isla.

NORTE DE GRACIOSA

Santa Cruz es junto a Praia una de las poblaciones más grandes de Graciosa, con un centro formado por casas típicas, calles adoquinadas, y una plaza central presidida por el quiosco de música. Además de la Iglesia de Guadalupe del siglo XVIII -cuya construcción tardó casi medio siglo por un seísmo-, y que recuerda la imagen religiosa que uno de los pobladores de la isla trajo de México, destaca el Museo de Graciosa, cuya vocación etnográfica sirve para comprender la vida de sus habitantes desde su poblamiento.

Monte Nossa Senhora da Ajuda

El Monte de Nossa Senhora da Ajuda ofrece una de las mejores vistas del pueblo de Santa Cruz, con sus casas blancas, y los molinos de origen flamenco sobresaliendo entre los muros que delimitan las parcelas de viñedos.  Hay tres ermitas sobre el Monte de Nossa Senhora da Ajuda, siendo la más apreciada la homónima  N. Sra. Da Ajuda (siglo XVI), con reminiscencias a una casa torre, y que explica otros tiempos en los que las agresiones y razzias por parte de corsarios eran habituales. A su lado está la casa de los romeros u  «hogar del peregrino», que funciona como un albergue para los que peregrinaban hasta la ermita. Coronando el monte una curiosa plaza de toros sorprende por la ubicación al viajero. Sin duda podría ser la plaza de toros con mejores vistas del mundo. Ilhéu da Baleia No lejos del aeropuerto está la Ponta do Barca y su faro. Desde allí se divisa la silueta en forma de ballena que da nombre al islote Ilhéu da Baleia. Si seguimos la carretera hacia el oeste encontramos el mirador de Porto Alfonso para disfrutar de la costa agreste con diferentes tonalidades y los atardeceres. Un poco más al sur Pico Das Tercas sobresale como zona más alta.

Casa Museu João Tomaz Bettencourt

El Museo se encuentra en la población de Guadalupe, en el interior de una casa noble del siglo XIX, y se centra en la historia de los habitantes isleños.

 

PLAN DETALLADO

Lun 19ago

Vuelo a Terceira
Aeropuerto – Praia da Vitória (5km, 0h08)
Alojamiento en Terceira

Mar 20ago

Praia da Vitória – Aeropuerto (5km, 0h08)
Vuelo a Flores
Ruta 1: Fajã do Conde, 7km, +/-350m, 3h
Alojamiento en Flores

Mié 21ago

Santa Cruz – Lajedo (19km, 0h25)
Etapa 1: Lajedo-Fajã Grande, 13km, +600/-800m, 4h
Fajã Grande – Santa Cruz (21km, 0h26)
Alojamiento en Flores

Jue 22ago

Santa Cruz – Mirador Caldeira Negra (11km, 0h15)
Ruta 2: Lagoas-Fajã Grande, 6,5km, +150/-750m, 2h30
Etapa 2: Fajã Grande-Ponta Delgada, 11km, +/-450m, 4h
Ponta Delgada – Santa Cruz (21km, 0h27)
Alojamiento en Flores

Vie 23ago

Santa Cruz – Ponta Delgada (21km, 0h27)
Etapa 3: Ponta Delgada-Ponta Ruiva, 9km, +600/-500m, 4h
Ponta Ruiva – Santa Cruz (13km, 0h19)
Alojamiento en Flores

Sáb 24ago

Santa Cruz-Ponta Ruiva (13km, 0h19)
Etapa 4: Ponta Ruiva-Santa Cruz, 16km, +700/-900m, 5h
Ferry a Corvo
Alojamiento en Corvo

Dom 25ago

Ruta 3: Caldeirão, 15km, +/-600m, 6h
Alojamiento en Corvo

Lun 26ago

Ferry a Flores
Santa Cruz – Lajes (18km, 0h25)
Ruta 4: Fajã de Lopo Vaz, 10km, +/-500m, 3h
Lajes – Santa Cruz (18km, 0h25)
Vuelo a Terceira

Mar 27ago

Vuelo a Madrid

EXTENSIÓN A GRACIOSA

Lun 26ago

Vuelo a Graciosa
Alojamiento en Graciosa

Mar 27ago

Etapa 1: Gran Vuelta a Graciosa, 20km, +/-700m, 7h
Luz – Santa Cruz (10km, 0h16)
Alojamiento en Graciosa

Mié 28ago

Santa Cruz – Luz (10km, 0h16)
Etapa 2: Gran Vuelta a Graciosa, 20km, +/-700m, 7h
Alojamiento en Graciosa

Jue 29ago

Vuelo a Terceira
Vuelo a Madrid

 

FICHA TÉCNICA

Grupo min – max: 6-12

Precio: 1250 € +vuelos

Extensión a Graciosa: 250 € +vuelos

 

Servicios Incluidos

Alojamiento y comidas

Hostel da Palmeira en Praia da Vitória (Terceira)
Hotel ServiFlor en Santa Cruz das Flores
B&B Joe & Vera’s Vintage en Vila Nova de Corvo
Hotel Santa Cruz en Santa Cruz de Graciosa

Alojamiento en habitaciones dobles con baño (en hoteles), múltiples (en albergue).

Régimen de alojamiento y desayuno.

Traslados

Traslados en taxi.
Ferry Flores-Corvo
24ago FLW-CVU 18h00-18h40
26ago CVU-FLW 08h30-09h10

Guía

Guía de senderismo titulado PisaMontañas, acompañando al grupo desde Madrid.

Seguro

Intermundial  póliza ESB16-W18-01C1

No incluye

Entradas a sitios o lugares históricos. Cualquier gasto no incluido en el apartado anterior (Servicios Incluidos).

Vuelos propuestos

Vuelos regulares MAD-FLW con TAP / Sata / AirEuropa. Precio 592,24€ (a 25may sin facturar)
19ago MAD-LIS 20h10-20h30 / LIS-TER 21h40-23h15
20ago TER-FLW 11h35-12h35
26ago FLW-TER 14h10-17h00 SATA
27ago TER-OPO 11h25-14h45 TAP / OPO-MAD 16h05-18h15 SATA/AirEuropa

Vuelos regulares TER-GRW con Sata. Precio 112,76€ a 25may
26ago TER-GRW 18h00-18h30
29ago GRW-TER 08h55-09h25
29ago TER-OPO 11h20-14h45 TAP / OPO-MAD 16h05-18h15 AirEuropa

Muntania Outdoors podrá gestionar los billetes por un suplemento de 25€ cada vuelo.

Seguro opcional de cancelación.

El participante podrá contratar un seguro extra de cancelación por 69€ en el momento de realizar la reserva en firme del viaje.

Información Adicional

Punto de salida

Aeropuerto de Barajas (Madrid) (horario a concretar)

Material Necesario

Botas ligeras o zapatillas de senderismo. Mochila ligera, bastón de senderismo. Gorra, gafas de sol, protección solar y bañador. Ropa para lluvia (chubasquero/capa de agua) y de abrigo (cortavientos/anorak).

Clima

Clima subtropical, templado y agradable, aunque en altura puede hacer frío dependiendo del régimen de los vientos alisios y las calimas.

Opciones

La organización de PisaMontañas (o, en su caso, el guía asignado al viaje) podrá variar los trazados de las rutas, cambiarlas por otras de similares características o cancelarlas en base a criterios de seguridad, de meteorología adversa u otras causas condicionantes, informando puntualmente al grupo.

CONDICIONES DE PAGO Y CANCELACIÓN

Reserva / Señal: 375€

Precio (habitación compartida): 1250€ + vuelos

Extensión a Graciosa: 250€ + vuelos

Reserva firme de plaza

Se podrán inscribir al viaje sin coste alguno, hasta formación de grupo 4 personas. Una vez esté garantizado el viaje se notificará por correo electrónico y en un plazo máximo de 7 días desde la comunicación se hará un pago del 30% del total del viaje: 375 euros

En caso de incumplimiento de esta condición PisaMontañas podrá anular o disponer de la plaza o plazas de esta reserva cuando estime conveniente.

Pago total viaje

El pago final habrá que realizarlo antes del 04/08/2024 como día límite

Condiciones de anulación

Las Condiciones generales aquí descritas se ajustan a la legislación vigente, estando sujetas a lo dispuesto en el Real Decreto Legislativo 1/2007 que refunde en un único texto la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios. Estas Condiciones generales aplican a todos los eventos organizados por Muntania Outdoors, S.L. y junto con las Condiciones particulares que aparecen descritas en el programa detallado de cada evento, se entregan al cliente y actúan como contrato definitivo. Todos los aspectos no reflejados en las presentes condiciones generales se regirán por la legislación vigente.

Formas de pago

A la confirmación de plaza recibirás un mensaje de correo-e con las instrucciones para realizar el pago de la señal. La agencia de viajes colaboradora es:

MUNTANIA OUTDOORS

Agencia de viajes CICMA 2608

https://www.muntania.com/   info@muntania.com

(+34) 629 37 98 94

C/ de las Cruces, 1 – Bloque 2 – 2ºC

Urbanización Navarejo – Navacerrada 28491 MADRID


Volver arriba

Reservar plaza

Regálanos un me gusta o comparte ¡Gracias!:

Fechas dispoibles

Desafortunadamente no hay plazas disponibles para este viaje en este momento